jueves, 21 de marzo de 2013

Para el amigo sincero Josep Calvet.



Ellos, los mambises, ya habían derrotado a España
 Por Eduardo.

Amigo Josep Calvet
Hermano, yo y el catalán aquel no cuadramos desde el principio. Recuerdo, que la primera vez que discutimos, fue por cuenta de que él decía que nosotros teníamos que estarles agradecidos a los yanquis, porque si no hubiese sido por ellos, todavía fuéramos colonia de España. El chama se las dio de pitcheao, pero chocó de frente con un tren bala. Lo más jodido para él era, que de historia de Cuba no sabía ni la ostia, como dicen ustedes.
Yo le pregunté si sabía que el General Español Vara del Rey les hizo a los yanquis en unas tres horas más de 3000 muertos, en la loma del Caney, y que si no llega a ser por las tropas de Calixto García, no queda títere con cabeza en sus efectivos, y me dijo que era mentira. Le pregunté además si el sabía que las Baterías de Costa de la Habana y Cárdenas había hecho salir como balas por troneras a la Escuadra Yanqui, cuando trataron de desembarcar, y me respondió que: ¿Como es eso, si la Escuadra Yanqui hundió a la Escuadra de Cervera?, hasta que un andaluz que se llama José le espetó – Animal, eso pasó en Santiago de Cuba, no en la Habana, so burro.
En fin, el catalancito no sabía, que si no hubiera sido por el glorioso ejército mambí, los valientes peninsulares, que en definitiva, muchos de ellos eran padres, y abuelos de los cubanos, se hubiesen comido, como papitas fritas a los Rough Riders de Teddy Roosevelt. Esa es la verdad histórica, y el muchacho aquel no sabía además que los yanquis no solo humillaron a España, sino que después se portaron de manera grosera y prepotente con nuestro ejército. Te voy a poner algunos ejemplos de lo que pasaba en Cuba, en las palabras del General en Jefe de nuestro Ejército Libertador Máximo Gómez.

19 de julio de 1898. El general de división José Miguel Gómez toma el poblado fortificado de El Jíbaro, Sancti Spíritus, apoyado por fuerzas norteamericanas, cuyo jefe comete un acto de desobediencia ante el general José Miguel Gómez y ultraja la bandera cubana.
Sobre este incidente señala
"Ha sido, según el expediente instruido, un acto tan incivil el que han cometido estos oficiales americanos, que casi ha rayado en el salvajismo. Sin duda su ignorancia es tan crasa, que no les ha permitido conocer a la luz de nuestra propia historia, las consideraciones y respeto que merecemos, no solamente de los que se honran con ser amigos de nuestra causa, sino hasta de nuestros propios enemigos. Profanar la enseña noble de este pueblo heroico, faltar al respeto de uno de nuestros Generales y despreciar nuestras leyes, eso, después de los españoles, sólo se le ocurre a un americano borracho y brutal.
"Todo eso es preciso tener en cuenta como un detalle importante para la historia de esta guerra."
24 de septiembre de 1898. Acampado en el central Narcisa, acota:
"La situación es, por demás aflictiva. Según lo pactado entre España y los Estados Unidos- la evacuación por parte de los españoles, de la Isla, se hará despacio y cómodamente, para después ocuparla los americanos. Mientras tanto, a los cubanos nos ha tocado el despoblado y por premio de nuestros servicios, de nuestro cruento sacrificio; el hambre y la desnudez, que hubieran sido más soportables en plena guerra que en esta paz, donde no nos es permitido ostentar nuestros laureles tan bien conquistados."
8 de enero de 1898. Escribe en su Diario:
"Los americanos están cobrando demasiado caro con la ocupación militar del País, su espontánea intervención, en la guerra que con España hemos sostenido por la Libertad y la Independencia.
"Nadie se explica la ocupación. Así como todo espíritu levantado, generoso y humano- se explicaba y aún deseaba la intervención.
"...La actitud del Gobierno Americano con el heroico Pueblo Cubano, en estos momentos históricos, nos revela a mi juicio más que un gran negocio... Nada más racional y justo, que el dueño de una casa, sea él mismo que la va a vivir con su familia, el que la amueble y adorne a su satisfacción y gusto; y no que se vea obligado a seguir, contra su voluntad y gusto, las imposiciones del vecino. La situación pues, que se le ha creado a este pueblo; de miseria material y de apenamiento, por estar cohibido en todos sus actos de soberanía, es cada día mas aflictiva, y el día que termine tan extraña situación, es posible que no dejen los americanos aquí ni un adarme de simpatía."
En ese mismo diario, hay a su vez frases de elogio y admiración hacia los “valientes españoles”, con los cuales se encontró frente a frente, en sus más de 30 años de bregar por la independencia de Cuba y señalaba, “Tristes se han ido ellos, y tristes nos quedamos nosotros”. Es por eso, que no entiendo la desmemoria histórica de un pequeñísimo sector de nuestra población. No te cuento ahora, para no extenderme la humillación que le hicieron a Calixto García, el Lugarteniente General de nuestro Ejército, de no dejarlo entrar con sus tropas victoriosas en tantos combates, y que les sacaron las castañas del fuego a las tropas norteamericanas en más de una ocasión, en la ciudad de Santiago de Cuba.
Cuando la derecha cubana, de acuerdo con la embajada yanqui, quiso escamotearle el triunfo a Fidel y el Movimiento 26 de Julio, en 1959, y el Comandante llamó a la Huelga General, lanzó la frase, “Esta vez, los mambises, sí entrarán en Santiago de Cuba”
Ya cuando surgió el incidente que narré, y el cual comentaste, me tenía la cachimba echando humo, y pasó lo que pasó (cachimba: En Cuba se le dice así a las pipas).
Déjame decirte que algunos de aquellos muchachos, cuando han regresado a Cuba, me han buscado, y han ido a mi casa, y con muchos de ellos mantengo comunicación. Un día estaba en la UCLV (Universidad Central de las Villas), en un evento de soldadura, y siento que me llaman con acento catalán ¿Eduardo, eres tú? Era un chamita, de aquellos de la Brigada Carlos Puebla. De momento no lo reconocí, porque se había cortado el pelo, pero cuando lo identifiqué le dije - Coño Xavi, si eres tú. Y que alegría me dio compadre, nos abrazamos con tremenda emoción. Porque es lo que tú dices, esos muchachos, medios locos casi todos, pero todos cheverísimos, se solidarizaron con nuestro país, cuando el águila calva yanqui, y las auras tiñosas nacionales se aprestaban a destrozarnos. (Las auras tiñosas, son unos buitres calvitos que comen carroña en nuestros campos, y que en México llaman Zopilotes).
Fueron años en que te parabas en la Bahía de Matanzas, del lado en que queda la Universidad, y no veías otra mitad de la ciudad porque estaba apagada, por la falta de combustible. Yo estaba pesando unos 63 kilogramos, lo que tratándose de mí es igual a decir, que estaba más flaco que un espagueti. Mi esposa me tuvo que recoger el ancho a todos mis pantalones. Todos los fines de semana íbamos a trabajar en la finca o la vaquería de la universidad, que hasta ese momento habían sido, solo laboratorios de la Facultad de Agronomía. Todas las semanas, dos grupos de estudiantes, con sus profesores iban al campo a cosechar la comida que debíamos comernos después en el comedor. En fin, que entre tantas carencias, las donaciones en metálico, que traían esos hermanos para nuestra universidad, bastante que nos ayudaron a mantener nuestra academia.
Recuerdo que un día, los invitamos a tomar Chispa de Tren, que era un alcohol casero que se fabricaba con azúcar no refinado, y se lo embotellamos en una botella de Terry Maya Dorada que alguien consiguió. Y les dijimos, ahora los vamos a invitar a tomar coñac. Y cuando probaron el Chispa e’ tren, decían, - Ostia, tío después dicen que ustedes se están muriendo de hambre. Mira que los capitalistas son inventores, si hasta buen coñac tienen para tomar. Después claro, entre jaranas y risas, les revelamos el secreto del “coñac”.
Déjame decirte que algunos alcoholiteros cubanos de aquella época lograron perfeccionar tanto el proceso de refinación que produjeron algunos alcoholes que engañaban a cualquiera. Las fórmulas eran conocidas, además del Chispa de Tren, por los eufemísticos nombres de Calambuco, Rugido de Tigre, Quítate el Blummer (pantaletas), Aliento de Dragón y otros muchos más que no recuerdo ahora.
En esos años, durante mi trabajo como dirigente de la UJC, atendí Brigadas de Solidaridad de todos lados; de México, de Argentina, de Canadá, hasta de los Estados Unidos. Fue una etapa difícil, pero de ella salí fortalecido. Ya sé, que nada puede doblegar a mi pueblo. Si fuimos capaces de soportar aquello, ni la bomba atómica nos va derrotar.
Bueno Josep, por ahora me despido. Como sé que te gustan los blogs de calidad, te voy a recomendar el Blog de Mariana, una cubana patriota que enaltece la tierra que la vio nacer. El blog responde al nombre de Cuba la Gran Nación. Ahora mismo, está lleno de post con videos relacionados con los ataques terroristas contra Cuba.


7 comentarios:

  1. Uso el perfil anónimo para ir más rápido que tengo que irme.
    Muchas gracias por dedicarme el post. Lo más seguro es que pasados unos días, te conteste de alguna forma y te agradezca tu tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Josep:
    Hermano, este post es una republicación de La Joven Cuba. La versión original la publiqué en el 2010. Como hace varios meses no tocaba temas relacionados con las Guerras de Independencia, que como sabes es una de mis líneas editoriales, lo volví a postear, haciendo algunos ajustes relacionados con la temporalidad.
    Otro abrazo para tí

    ResponderEliminar
  3. yo creo que la guerra no la ganabamos y para ello me fio de tus datos, si el ejercito espanol era capaz de vencer a las fuerzas de eeuu, que eran un ejercito profesional y mejor equipado que los mambises entonces concuerdo con el catalancito (diminutivo despectivo preferido de los companeros de la juventud y el partido para intentar amedrentar a los contrarios) si los gringos pasaban trabajo entonces el ejercito mambi, sin canones y con poquisimos fusiles pasaba aun mas penurias para poder combatir a los gallegos..... nada que no ganabamos y seriamos colonia todavia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La guerra ya la habíamos ganado desde que se realizó la invasión a occidente. En el año 1895, prácticamente más de la mitad de la renta del Estado español provenía de la producción y comercialización del azúcar, el tabaco y los alcoholes cubanos. La política de Cánovas de “hasta el último hombre y la última peseta”, había llevado a España a la más dura bancarrota. Te pongo un ejemplo. Cuando en la batalla de Santiago de Cuba entra en combate el acorazado “Cristóbal Colón”, como barco, este era mucho mejor que los barcos yanquis, sin embargo, por problemas económicos, los gaitos no le pudieron montar su artillería pesada. Al decir de los marinos españoles era como un tigre sin sus colmillos.

      El ejército español en Cuba sobrepasaba los 350 000 efectivos. De ellos casi un cuarto de millón de españoles, en su mayoría los famosos quintos, y alrededor de 100 000 cubanos traidores peleando al lado de España. El censo del Ejército Mambí al final de la guerra, arrojó que del bando patriota combatían unos 24 000 efectivos. ¡Pero que soldados eran aquellos! La infantería oriental dirigida por el General de Tres Guerras Quintín Banderas, sus famosos “cambutes”, marcharon desde Oriente a Occidente sin zapatos al mismo paso de la caballería mambisa. En su arsenal muchas veces iban a razón de cuatro tiros por cabeza, con la consigna de “un tiro y al machete”.

      Sus tácticas eran la guerra por sorpresa, los ataques fulminantes de caballería, las marchas y contramarchas. No necesitaban de logística, porque del monte forrajeaban sus alimentos. Ni necesitaban muchas veces otros pertrechos que no fuesen otros que los que le arrancaban al enemigo en combate. Máximo Gómez en un potrero de apenas 5 leguas, “La Reforma”, con solo 1500 mambises, derrotó a 15 000 soldados de línea españoles. En el rescate de Sanguily, Ignacio Agramonte, con solo 30 jinetes de la caballería camagüeyana derrotaron a una columna de infantería española.

      Los cubanos conocían el terreno, eran inmunes a enfermedades como la disentería, o el cólera, la cual mataba cada mes a cientos de españoles como s fuesen moscas. En fin que los mambises combinaban como posiblemente ningún soldado de aquella época los principios de la guerra irregular con los combates clásicos. Si se fuera a definir de alguna manera, la estructura de sus unidades era tan flexible, que cuando hacía falta peleaban en forma de partidas o pequeñas guerrillas, y cuando era necesario grandes operaciones al estilo de las grandes batallas como las Guásimas, el Naranjo, Mojacasabe, Peralejo o Mal Tiempo, se constituían en tropas de línea, derrotando a los bravos soldados españoles.
      En conclusión que para ganar la guerra solo teníamos que mantener la lucha, y los españoles iban a quebrarse solitos. Años después el General de Hombres Libres le aplicó la misma receta a los yanquis en las Segovias, y les infligió una vergonzante derrota. Los cubanos sabían cómo hacerles la guerra a los españoles, los yanquis no. Cuando se metieron en la guerra contra España, imaginaron que sería como asesinar a los indios del Far West, y se corrigieron fuera del tibor.

      Eliminar
    2. Los cubanos que constituían la cabeza de la Revolución en aquellos años, no supieron estar a la altura del momento histórico. Se dejaron engañar por los yanquis con el cuento de la Joint Resolution, y que venían a apoyar a Cuba a ganar su libertad. Después tuvieron a un tipo muy inteligente de Secretario de Estado, Elihu Root, uno de los fundadores del Caucus Judío del Congreso, verdadero inventor de la Emmienda Platt, que logró a través de la Diplomacia y el engaño varias cosas que te enumero, y para lo cual contó con la ayuda del Delegado del Partido Revolucionario cubano, Tomás Estrada Palma y que consistieron en:
      1. Enfrentamiento de Máximo Gómez a la Asamblea del Cerro y su posterior disolución.
      2. Licenciamiento del Ejército Libertador y la creación del Ejército al servicio de la oligarquía. Este paso le permitió apoderarse físicamente del país.
      3. Disolución del Partido Revolucionario Cubano.
      4. Aplicación de la Enmienda Platt.
      Ahora me tengo que ir y mañana estaré para la Habana. Trataré de desarrollar un post con estos temas. Solo quiero agregarte, que si hoy Cuba no es una colonia como Puerto Rico, es porque en esos años, si los yanquis se hubiesen presentado en sus verdaderas intenciones, y ellos calcularon bien la relación costo beneficio, los cubanos hubiesen seguido batidos en la manigua.

      Eliminar
  4. hay algo que no esta muy claro aqui.... si los cubanos eran tan bravos y el ejercito americano (con los rough riders que se comian con papita los mambises) por que fue entonces que los cubanos se dejaron intervenir y no le entraron a machetazos a los gringos??? o es que la historia no es como tu la quieres contar??? algo no encaja en todo este cuento de hadas que pretendes vender.... mucho silencio de parte del ejercito libertador no lo deja muy bien parado que digamos...... como que se acomodaron a que los gringos terminaran la faena..... quien sabe.....

    ResponderEliminar
  5. Hermano Eduardo:
    Iba corriendo el otro día, igual que hoy, y le di una lectura rápida al post pero no recordé que se publicó en LJC.
    Hace un par de días, haciendo zaping me encontré con un documental en La 2, el segundo canal de televisión española, sobre la historia de Esteban Montejo, contada por Miguel Barnet: Biografía de un cimarrón.
    Compré el libro en 2003, por 20 PN y confieso que no lo he leído porque la pila de libros que esperan turno es notable. El reportaje muy,muy interesante y muy buena la presencia del escrito ante las cámaras.
    Se puede ver aquí
    http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-2-cimarron-historia-esclavo/1731248/

    ResponderEliminar