viernes, 19 de mayo de 2017

Yo nada tengo, si no tengo Patria.

Tarja que conmemora el inicio del incendio de Bayamo.
Foto tomada del Blog El Diwan
 Por Eduardo

Anónimo:
La historia de muchos de los revolucionarios cubanos por tradición es la de un grupo de hombres ricos de cuna que lo abandonaron todo para irse a luchar por la libertad, como Céspedes, Aguilera, Agramonte, Maceo Osorio, Eduardo Machado, Moralitos, y otros dueños, de haciendas y vidas que por libertar a la Patria lo dieron todo, hasta su propia vida, y afrontaron la misma vida de sacrificio, que aquellos que los siguieron, persiguiendo el sueño de una Patria Libre.
Cuentan que cuando le preguntaron un grupo de patriotas a Francisco Vicente Aguilera durante el incendio de Bayamo: - Don Pancho ¿Quemamos su casa también?; el Primer Vicepresidente de la República de Cuba en Armas expresó; - Claro, yo nada tengo,  si no tengo Patria.
Fidel y Raúl son de esa estirpe de hombres, hubieran podido, desde su posición de hombres adinerados, haber hecho con sus vidas lo que quisieran. Prefirieron, entregarlas a la causa de los humildes y los desposeídos, seguir los caminos inciertos y plagados de sacrificios de la Revolución Social.

A pesar de las calumnias de los ideólogos de la contrarrevolución, Fidel les lanzó un reto, aun cuando era Presidente Si la Revista Forbes lograba probarle un solo centavo en alguna cuenta en Cuba o en el Extranjero, él renunciaba a todos sus cargos. Eso lo dijo por la televisión cubana, y nunca le probaron nada.
Además de que él no necesitaba decir eso, para que su pueblo le creyera, ¿y sabes por qué?; porque como dijo el Che, y parafraseo sus palabras, si la gente en Cuba sigue fiel a Fidel es porque entró el primero en el Moncada, bajó el primero del Granma, estuvo en Girón al frente de sus tropas, y en el Ciclón Flora se montó en un blindado en medio de la inundación a recoger damnificados.
Y era por ello que decía el Che, que Fidel como nadie tenía moral en Cuba de pedir a cada revolucionario cubano un sacrificio en nombre de la Revolución. Y en cuanto a la Educación con mayúsculas que recibimos, es la mejor de todas, porque alcanza a todos los niños de este pueblo, tanto de los que más tienen, como la de los más humildes; a los hijos de los obreros, como a los de los campesino, a los de los militantes del PCC así como a los hijos de los apátridas. 

Ruinas de la casa de Carlos Manuel de Céspedes después del incendio de Bayamo. Foto de Habana Radio

Ruinas de la Ciudad de Bayamo, primera capital de la República en Armas, después de ser incendiada por sus pobladores para que no cayese en manos nuevamente de los colonialistas españoles. Foto de http://www.diocesispinardelrio.info/

2 comentarios:

  1. Hola Edu.

    Pense que habias desactivado los comentarios. Desde mi celular no puedo comentar. Oye, por que no escribes algo nuevo reciente de Venezuela. Lei que los colaboradores cubanos estan pasandola mal que tiene ordenes de resistir hasta el final, que parece se acerca. Ya la derecha oligarquica, por ordenes del imperio, me imagino, ha tumbado dos estatuas de Chavez, como si de Lenin o Stalin se tratara. A Maduro, sino se pone pa las cosas lo linchan.
    Bye

    ResponderEliminar
  2. y muchos Edu se dieron cuenta que tambien existe la posibilidad de ser duenos de toda la nacion en vez de solo una finquita en oriente. no pierdas ese detalle.

    ResponderEliminar