viernes, 21 de julio de 2017

La Internet en Cuba más allá de lo que dicen algunos.

Sala de navegación de ETECSA en el Centro de Negocios
de Miramar (Foto de Cubasí)
 Por Eduardo

Alexander:
Le expondré algunos datos relacionados con Cuba y la Internet. En el año 2011 Cuba, un país con más de once millones de habitantes, que apenas tenía autorizados, vía satélite, para Internet 65 Mbps de ancho de banda para la salida y 124 Mbps para la entrada. La gran paradoja de lo anterior es que un solo usuario corporativo o incluso particular, en Europa, Asia o Estados Unidos, tenía en ese entonces una velocidad de conexión a la red de redes mayor que la que tenía Cuba. Esta «autorización» para conectarse a Internet la dio, como si fuera una dádiva, el gobierno norteamericano en 1996, y no por buena voluntad, sino para explotar la Web como una vía más para promover la subversión interna, el terrorismo y las presiones contra la Revolución (Carril II de la Ley Torricelli). La solicitud de Cuba se había presentado hacía tres años.
Cada vez que Cuba intenta añadir un nuevo canal a Internet, la contraparte estadounidense debe obtener la licencia apropiada del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. De modo similar, si una compañía norteamericana quiere abrirle un nuevo canal a Cuba o decide aumentar la velocidad de la conexión, igualmente debe expedirse una licencia.


Por si fuera poco, es la Internet Corporation for Assigned Names and Numbers ICANN, la que provee de direcciones IP y nombres de dominio al resto del mundo, y la que, a pesar de ser según pregonan «una organización no gubernamental sin fines de lucro», está sujeta a las leyes de la Oficina Federal para las Comunicaciones y al Departamento de Estado de Estados Unidos.
A esto hay que agregarle que el imperio norteamericano controla el 50 por ciento de los satélites de comunicación y el 75 por ciento de la red Internet. Produce el 60 por ciento del software de uso mundial y una sola compañía, Microsoft, domina con Windows, el sistema operativo instalado en más del 90 por ciento de las computadoras personales, y el propio Bill Gates se ha declarado en contra del uso de ese OS en Cuba. En el caso de la Web, el 40 por ciento de los navegantes se concentran en este país, y el 80 por ciento de los contenidos difundidos en las páginas Web están en inglés. Igualmente dominan el 85 por ciento del comercio electrónico.
Desde el surgimiento de Internet, Estados Unidos había torpedeado el acceso de Cuba a la red informática mundial, y a la vez desató una feroz campaña contra la Revolución acusándola de no dar libertad de conexión a la misma. En realidad, por culpa de las leyes del bloqueo, el país no puede conectarse todavía a los canales internacionales de fibra óptica que pasan muy cerca de sus costas, y tiene que hacerlo vía satélite, lo que es más caro y limita considerablemente este recurso.
Desde 2002 la Unión Europea otorgó un financiamiento destinado al desarrollo de las Redes Académicas para todos los países de America Latina conocido como Proyecto CLARA (Consejo Latinoamericano de Redes de Avanzada). Legalmente, Cuba forma parte de ese Proyecto. Cuba no ha podido materializar su participación en CLARA, debido a que su desarrollo está basado en el empleo de la Red de Cable Submarino para Sudamérica, Centro América y el Caribe.

La orden ejecutiva del Presidente Obama, autorizando las inversiones en el campo de las telecomunicaciones, no tiene otro fin que retomar la idea de la administración Clinton en el año 1996 de usar la Internet como un arma de subversión ideológica para minar las bases ideológicas de la Revolución. Yo le puedo asegurar que no lo podrán lograr, a pesar de que algunos como usted, jóvenes que debían estar luchando por su Patria, como aquellos mambises que sufrieron un sinnúmero de calamidades en la manigua, o aquellos que dieron su vida por la Revolución, hayan decidido vivir la buena vida del capitalismo desarrollado, porque le repito que a ningún cubano se le ocurre emigrar a Burundi o Bangla Desh. En un espejismo de American o European Dream salen de Cuba buscando la “buena vida”, en lugar de la “vida buena” que este país trata de garantizar a cada uno de sus hijos desde el día en que apenas con unas horas de nacido les ponen en sus bracitos todas las vacunas que lo protegerán la vida entera. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario